Cremation

01-30-2017Our Catholic FaithFr. Matthew Krempel

May Jesus, our Lord and Savior, bless you with His peace.

Not too long ago, a man wanted to arrange a funeral here at Saint Mary Roman Catholic Church, for his wife. I was more than willing to help him in his time of separation and grief. In his conversation with my staff, he said that he was going to keep the ashes of his wife in his house, to have her close to him, rather than to bury them. At that point, he was informed that as Roman Catholics, we could not agree with his intention, and if he was going to insist, that we could not provide his wife with a Catholic funeral. He insisted, and so ended our dialogue, and there was no Catholic funeral.

Such a scenario is happening more and more in our society. Television advertisements and programs glorify the idea of holding onto the ashes of a deceased member, or of scattering the ashes over the flower bed, in a stream, or on a golf course, where the deceased spent a lot of time.

There appeared in the Kingman Daily Miner on Tuesday, December 27, 2016, two days after Christmas Day, an article on this subject of cremation: A Fact of Life, Dignity in Death and the Costs of Burial by J.T. Keith. There is a lament that since one’s parents’ bodies were buried in a cemetery, that the son does not have an relic of his parents, to which he could hang on. Had his parents’ bodies been cremated, he would have been able to carry their ashes with him, wherever he went, according to the son. Others, who have cremated a loved one, brag that they put the ashes in a necklace, or in a ring, or in some pendant. That way the survivor will always be able to hang onto the deceased loved one. And of course, there is brought forth the argument of the cost of burying a body versus the cheap way of cremating the body and keeping the ashes.

Is not death, however, to teach us to let go, and to entrust the deceased loved one to the mercy of God. Letting go of the deceased remains in a holy manner, teaches us to look forward to the resurrection of the body, and to pray for the soul of the deceased, who may very well be in purgatory. Ashes cannot embrace, talk, cuddle, hear, or do anything. There is a danger that the ashes might become like an idol, something more important than God and His love.

The Roman Catholic Church considers the use of the cremens in jewelry an offense against the sacredness of the human body and against the commands of God. God created man in His image and likeness. He formed the human body from the dust of the earth, and He breathed His spirit into the clay, and it became a living being.

Why would anyone want to carry around the cremated remains of a deceased, since what is given back to the family after cremation are the bones and teeth that did not burn and were ground up in a steal blender?, I ask myself. When the deceased was alive, did the family members think of saving the finger and toe nail clippings as a souvenir? What about clipping a lock of hair from the head, and then holding onto that as a relic of the deceased one? Why not take a loose tooth, after the loved one has died, but before cremation, from the mouth of the deceased and then put it under a pillow to wait for the tooth fairy?

Sounds ridiculous in some ways, does it not? So why is it so important to hang on to ashes, which bears no resemblance to the deceased loved one? It makes no sense to me, and more especially, it makes no sense to the Roman Catholic Church.

And since I am pushing the argument for cremation to the extreme, I present two thoughts. Would that mean that the resurrection of the body will be easier for God, because all He would have to do is just add water to the ashes, stir, like freeze dried coffee?, and Behold!, an entire body comes back to form. My other thought, question, would be: how is the Church going to know if you are saint? That is, many bodies of the saints have been unearthed and found to be incorrupt, an outward sign to believers that indeed this person lived in holiness and the grace of God.

There are many myths about cremation. Yes, cremation is an option, but a reluctant one that the Church allows. The Church would have a funeral service or Mass with the full body present, before it is cremated, because the body is the relic of the deceased person, the habitat of the soul, and which deserves to be blessed and clothed as at Baptism with holy water and the white garment, the pall.
The fast disposing of by-products in modern society is now applied to dead bodies. Hurry, let us dispose of the corpse, burn it so it may not be a burden to keep around or to have to visit at a grave side tomb.

What about relics? How are keeping relics different from keeping the ashes of a cremated body? In the fourth century the great biblical scholar, Jerome, declared, "We do not worship, we do not adore, for fear that we should bow down to the creature rather than to the creator, but we venerate the relics of the martyrs in order the better to adore Him whose martyrs they are" (Ad Riparium, i, P.L., XXII, 907).

The use of the bones of Elisha brought a dead man to life: "So Elisha died, and they buried him. Now bands of Moabites used to invade the land in the spring of the year. And as a man was being buried, lo, a marauding band was seen and the man was cast into the grave of Elisha; and as soon as the man touched the bones of Elisha, he revived, and stood on his feet" (2 Kgs. 13:20-21). This is an unequivocal biblical example of a miracle being performed by God through contact with the relics of a saint! 

One of the most moving accounts of the veneration of relics is that of the very body of Christ itself. Rather than leaving His body on the cross, to be taken down and disposed of by the Romans (as was the customary practice), Joseph of Arimathea courageously interceded with Pilate for Christ’s body (Mark 15:43, John 19:38). He donated his own, newly hewn tomb as Christ’s resting place (Matt. 27:60). Nicodemus came and donated over a hundred pounds of spices to wrap inside Jesus’ grave clothes (John 19:39), that amount of spices being used only for the most honored dead. And after the body of Jesus was buried, the women went to reverently visit the tomb (Matt. 28:1) and to further anoint Christ’s body with spices even though it had already been sealed inside the tomb (Mark 16:1, Luke 24:1). These acts of reverence were more than just the usual courtesy shown to the remains of the dead; they were special respect shown to the body of a most holy man—in this case, the Holiest Man who has ever lived, for He was God Incarnate. 

One powerful argument for burial of the body instead of cremating it is the example of Christ. His body was venerated and anointed, and buried in a protected tomb. The Catholic Faith insists that just as the body of Christ resurrected and ascended into heaven, and just as the body of Mary, the Immaculate Conception and Mother of God was assumed up to heaven, so too will our own bodies, made holy through Baptism, Confirmation and the Holy Eucharist, be resurrected and glorified in heaven.

May we love our bodies (and souls) as Christ loves His Body, the Church.

Fr. Matthew

La paz de Jesús, nuestro Señor y Salvador, les bendiga con Su paz. No hace mucho cuando un hombre quería arreglar un funeral aquí a nuestra Iglesia Santa María católica romana para su esposa recientemente fallecida. Yo estaba más que con buenas ganas para ayudarle en su tiempo de luto y separación. Durante su conversación con los asistentes de mi personal, él indicaba que iba a guardar las cenizas de su cuerpo incinerado en su casa, a fin de que pudiera tenerla cerca de él, en vez de enterrar sus cenizas. En aquel punto le informamos de que como católicos romanos no podríamos estar de acuerdo con su intención, y más, si él iba a insistir en su idea, no podríamos ofrecerle un funeral católico en el templo. Insistía. Por eso, nuestro diálogo se terminó y no había ningún funeral católico para ella.

Tal escenario se sucede más y más frecuentemente en nuestra sociedad actual. La propaganda televisora y los programas y las películas en los cines siempre glorifican la idea de mantener las cenizas de un difunto, o sea que sean dispersadas sobre el jardín de flores, sobre un riachuelo, o sobre la cancha de golf adonde el difunto pasaba mucho tiempo.    

En la fecha del 27 de diciembre 2016, dos días después del día de la Navidad, el diario, the Kingman Daily Miner, publicó un artículo con este tema de cremación, titulado: Un Hecho de Vida, la Dignidad en Muerte y la Costa de Sepulcro, escrito por J. T. Keith. El Señor Keith lamentó que dado el hecho que los cuerpos de sus padres se habían enterrado en un cementerio, él no tuviera una reliquia de sus padres a la cual podría mantener una cercanía con ellos. Según él, si los cuerpos de sus padres hubieran sido incinerados en un crematorio, habría tenido algo de ellos para llevar con él siempre y en todo lugar. Hasta otras personas que han incinerado a un difunto amado, se lucen que pusieron las cenizas en un collar o en un anillo o en un pendiente, creyendo que ellas siempre las tendrían en su persona. Otro punto hecho frecuentemente es que es más barato incinerar el cuerpo muerto que enterrarlo. Aun dicen que no se puede llevar el cuerpo entero consigo, sino se puede llevar las cenizas de un muerto más fácilmente.  

Sin embargo, ¿no es el papel de la muerte enseñarnos a separarnos de nuestros difuntos y confiar a los difuntos a la misericordia de Dios? Dejar atrás los restos de un muerto en una manera santa nos enseña a mirar hacia adelante y hacia arriba en anticipación de la resurrección del cuerpo, y aun más, a rezar por el alma del fallecido, quién posiblemente esté en purgatorio.  

Las cenizas no pueden abrazar, ni hablar, ni acariciar, ni oír, ni hacer cualquier cosa. También hay un riesgo de que las cenizas se hagan algo como un ídolo; es decir, algo más importante que Dios y su amor.

La Iglesia Católica Romana considera que el uso de las cenizas de un cuerpo humano puestas en joyería es una ofensa contra la santidad de cuerpo humano y contra los mandatos de Dios. Dios creó al hombre en su imagen y en su semejanza, macho y hembra. Formó el cuerpo humano del polvo de la tierra e inspiró su espíritu en el lodo y el lodo se hizo un ser viviente.  

¿Por qué alguien querría llevar los restos incinerados de un muerto, puesto que lo que es vuelto a la familia después de la cremación son los huesos y dientes no quemados y los que fueron triturados en una máquina de acero?, me pregunto. Cuando el difunto todavía estaba vivo, ¿había pensado la familia de guardar algo de cuerpo de su amado, como un recorte de uñas de los dedos como un recuerdo? ¿Por qué uno no guarda un mechón de pelo del cabello y luego guardándolo como una reliquia del presunto fallecido. ¿Por qué no se guarda un diente, después de la muerte del amado antes de incinerar el cadáver? Luego se podría poner debajo de la almohada y esperar que venga el hada de dientes.

Suena un poco ridículo, ¿de veras? Por lo tanto, ¿por qué es tan importante de agarrar los restos incinerados del difunto, los cuales no se semejan al difunto de ningún modo. No me hace sentido a mí y menos a la Iglesia católica romana hacer tales cosas. Y puesto que estoy empujando el argumento al extremo para la cremación, querría presentar dos pensamientos. ¿Significaría que la resurrección del cuerpo sería más fácil para Dios porque lo único que tendría que hacer es añadir el agua a las cenizas y dar varias vueltas y ¡presto! Se vuelve vivo un ser humano de nuevo, como el café liofilizado. Mi otro pensamiento sería como una cuestión: ¿Cómo va a saber la Iglesia católica que eres un santo que debe ser canonizado? Es decir que hay muchos cadáveres de los santos que son incorruptibles. Su incorruptibilidad sería una señal externa a los fieles que de veras esta persona había vivido en santidad y en la gracia de Dios.  

Hay muchos mitos referentes a la cremación. Sí, sí la cremación es una opción, pero la Iglesia la permite renuentemente. La Iglesia desea que el cuerpo entero esté presente antes de ser incinerado, porque el cuerpo humano es una reliquia del difunto, es la habitación santa del alma y por tanto, merece ser bendecido de nuevo con agua bendita y vestido con el lienzo blanco como al momento del bautismo. El rápido retiro de los restos de los productos en la sociedad moderna se aplica ahora a los cadáveres de seres humanos. Se dice a sí mismo, ¡Prisa! Retiremos el cadáver por medio de incinerarlo lo más antes posible para que no sea una carga pesada de tenerlo a la familia y para que no tengamos que visitar al difunto en la tumba.

Se pregunta ¿cómo es que la Iglesia mantiene los restos de los santos en relicarios en vez de enterrarlos si no podemos tener las cenizas en nuestra persona de un difunto amado. Pues, el siglo cuarto el escolar grande de la Biblia, San Jerónimo había declarado: "No adoramos, no damos culto a las reliquias de los santos por miedo de hincarnos ante una criatura en vez de ante el Creador. Sin embargo, veneramos las reliquias de los mártires a fin de que podamos adorar mejor a Él Cuyos mártires son. (Ad Riparium, i. P.L., XXII, 907)".  

Además, el uso de los huesos del profeta Eliseo una vez vivificó a un muerto. 20 "Y murió Eliseo y lo sepultaron. Y las bandas de los moabitas solían invadir la tierra en la primavera de cada año. 21 Y cuando estaban sepultando a un hombre, he aquí, vieron una banda de merodeadores y arrojaron al hombre en la tumba de Eliseo. Y cuando el hombre cayó y tocó los huesos de Eliseo, revivió, y se puso en pie" (2 Reyes 13:20-21). Este incidente es un ejemplo inequívoco bíblico de un milagro siendo hecho por Dios a través del contacto con las reliquias de un santo.

Una historia más conmovedora de la veneración de las reliquias es aquella del cuerpo de Cristo en sí. En vez de dejar Su cuerpo en la cruz para ser retirado y dispuesto de por los romanos (como era la costumbre), José de Arimatea con fortaleza pidió a Pilato el cadáver de Cristo (Marcos 15:43 y Juan 19:38). Donaba su propia tumba para el cuerpo de Cristo (Mateo 27:60). Nicodemo vino a donar más de cien libras de especias para usar sobre el cadáver de Jesús y sobre los lienzos de sepulcro. Luego, las mujeres fueron a visitar reverentemente a la tumba (Mateo 28:1) y a ungir con más especias el cuerpo de Cristo, aunque ya fue sepultado y sellado en la tumba (Marcos 16:1 y Lucas 24:1). Estos hechos de reverencia eran más que una cortesía común mostrada a los restos de los difuntos; eran un respeto especial mostrado al cuerpo del más santo hombre, en este caso, el Santísimo Hombre que siquiera había vivido, porque era Dios encarnado.    

Un argumento muy poderoso en favor de sepultar el cadáver en vez de incinerarlo es el ejemplo de Cristo. Su cuerpo fue venerado y ungido y enterrado en una tumba protegida. La Fe católica insiste que justo como el cuerpo de Cristo resucitó y ascendió al cielo, y justo como el cuerpo de María, la Inmaculada Concepción y Madre de Dios fue asunta al cielo, así también serán nuestros cuerpos, hechos santos por el bautismo, la confirmación y la Santa Eucaristía, resucitados y glorificados en los cielos. Que amemos nuestros cuerpos y nuestras almas como Cristo ama Su Cuerpo, la Iglesia.

BACK TO LIST